Experiencia íntima


En algún momento de nuestra vida adulta y amorosa hemos empezado una relación nueva. Esas mariposas en el estómago, el sentirse guap@, desead@. ¿Y cuando llevas muchísimos años, 5, 10 o 20, con una sola pareja y de repente tienes que volver a empezar? Mi pregunta es: ¿Hay pereza o ganas?

Cuando has pasado una gran parte de tu vida sentimental y sexual con una persona, y ya os conocéis bien, muy requetebien, se puede hacer cuesta arriba, una vez que se ha terminado dicha relación, volver a empezar, volver a entrar en el “mercado”. Después de una ruptura de una relación larga, puedes pasar o no por un periodo de “luto”, pero una vez que ya estás dispuest@ a seguir con tu vida hay que volver con ganas y fuerza a la vida amorosa.

Y en el sexo… ¿Pereza o ganas? Estoy convencida que después de un tiempo quien tenga pereza, será sustituida sin problemas por las ganas. Pero ¿te inquieta meterte en una nueva cama? ¿Estas preparad@ para disfrutar del sexo con alguien al que apenas conoces?

Una cosa está clara, hay que superar todos esos miedos a lo desconocido. Primero, con el primer beso, el primer beso es extraño, como si no supieras besar, como si no se encajara, enseguida se coge el “tranquillo”, ¿Verdad? El sexo, igual. Es verdad que tener sexo con una nueva pareja es inquietante y asaltan dudas ¿Lo haré bien? ¿Lo hará bien? ¿Esto le gusta, no le gusta? ¿Me gusta a mí?… Conocer a un nuev@ amante es un mundo por descubrir y conquistar. Cada cual tiene su estilo para amar, su forma de besar, de abrazar, de hacer el amor, de gemir, de gritar…

¿Consejos para esta nueva etapa? Aquí os dejo alguno:

1. Decir lo que te gusta o no desde el principio.

2. Abandonarse al placer y evitar preguntarse demasiado. A menos claro que veas algo o sientas algo que no va bien.

3. Tratar con respeto y amabilidad (aunque sea un amante de una noche)

4. Evitar probar demasiadas posturas de fantasía la primera vez. No hay que querer impresionar sobremanera aunque seas un o una gran amante.

5. Y no gastemos todos nuestros secretos en una sola noche.

La ilusión de esta nueva etapa de tu vida, esas miradas, esas caricias, esos besos… Recordad esta frase siempre (y para el sexo más): LA PRÁCTICA SIEMPRE LLEVA A LA PERFECCIÓN.

En estos meses de documentación y búsqueda en Internet sobre el sexo, hay algo que he descubierto; Los relatos eróticos. Los conocía, por supuesto, pero a nivel profesional, estos relatos eróticos son de gente de la calle, gente como nosotr@s que escriben sus experiencias o fantasías.

Hay numerosas páginas Web con relatos realmente interesantes, muy sensuales o y eróticos; otros son más “chabacanos”, groseros y hasta molesto (yo, que soy muy fina) y lo que más me ha sorprendido la cantidad de relatos eróticos, la mayoría fantasías, pero otros reales, sobre la endogamia (sexo con herman@s, ti@s y padres). En este aspecto no voy a dar mi opinión, porque se me tacharía de persona cerrada (herméticamente).

Hay títulos para todo:
“Esclava de mis compañeros de clase”
“Mi amigo me hace gozar”
“Señor caliente para mujer ardiente”
“Mi hermano Victor” o “Mi hermana María”
“De hetero a putita”
“Una Nochebuena”
… etc…

Leyendo estos (algunos, la verdad, hay tantos…) te das cuenta que gracias a que la gente lee relatos de otras personas, que no son escritores, pero que quieren contar sus historias o fantasías, también se animan y allí van. Y hay una barbaridad de páginas… Lo dicho, algunos relatos están muy bien (de hecho es una forma fácil de entonarse, jeje) algunos, sobre todo por la gramática, rayan el cerebro, pero bueno. Como he dicho son de gente común y no profesionales de la palabra.

Os animo a echar un vistazo por aquí, Internet, y descubriréis un mundo nuevo que os puede llegar a excitar y, ¿por qué no?, hacer que escribáis vuestras propias historias.

En un beso, sabrás todo lo que he callado (P. Neruda)

Besos tentadores, besos dulces, besos traidores, besos largos, besos insoportablemente cortos, besos robados, besos con lágrimas, besos salvajes, besos para callar, besos castizos… besos. Maravillosas las caricias, los abrazos… pero como los besos no hay nada igual. Quien haya dicho que “Un beso es solo un beso” es que claramente no ha sido besado como Dios manda.

Los besos son la carta de presentación para nuestro amante, la mejor forma de conocer a una persona, la puerta a la seducción, a la sensualidad. Se puede saber si una relación tiene futuro solo con un beso, en los besos sabemos si hay química en esa relación. El beso es un arte en sí mismo, en él se expresan sentimientos, emociones y pasiones.

Pero no sólo eso, un beso es muy beneficioso para nuestra salud, se ponen en movimiento 34 músculos faciales y se consumen 18 calorías y además, se activan un buen número de neuronas. Podríamos seguir describiendo los beneficios para la salud, pero los besos tienen otra importancia.

LOS BESOS NO TIENEN QUE DESAPARECER, NO DEBEN CONVERTIRSE EN ALGO MECÁNICO EN UNA RELACIÓN. ¿Hemos olvidado besar? No importa, lo que importa es recuperar la pasión de besar, si se ha perdido. Un beso apasionado puede producir tanto goce y felicidad como una noche de buen sexo.

El mejor beso es el que se da lentamente, con los ojos cerrados, porque es el más sensual y romántico. Muy por detrás el beso múltiple que empieza en la frente y pasa por la mejilla hasta llegar a los labios. Los besos con lengua apasionados son muy sexuales y, sin duda, los que tienen más fama, pero combinados con besos cortos y suaves, que son muy excitantes, y con besos húmedos en los que la lengua simplemente roza los labios, pueden ser una experiencia fuera de serie.

Según el Kamasutra, existen 30 tipos de besos (que incluyen ocho tipos de mordiscos). Y hay un secreto para un beso especial: Los tratados eróticos (Kamasutra y Shiatsu) establecen que el labio superior de la mujer es una de las zonas más erógenas de su cuerpo, incluso se hace referencia al canal nervioso que une directamente el labio superior con el clítoris. Si estimulas el labio superior de tu chica, mordiéndolo y succionándolo suavemente, mientras ella juega con tu labio inferior, es muy posible que se provoquen olas de placer para ambos.

Beso por beso; caricia por caricia… no lo olvidéis.

Mi amiga R me comentó que le gustaría saber si los hombres fingen en la cama, hasta esa conversación no me lo me lo había planteado, así pues me decidí saber…

El primero al que pregunté fue a mi chico; “Claro, si no te ha gustado la experiencia, es normal que digas que ha estado bien cuando no lo ha estado, nosotros también nos quedamos insatisfechos” (esto ha sido con otras amantes, no conmigo, por supuesto). Luego pregunté a dos amigos más, JJ y V, me dijeron exactamente lo mismo, que en alguna ocasión si habían fingido quedar satisfechos.

Así pues, el monopolio de fingir en la cama no es exclusivo de las mujeres. ¿El motivo? Exactamente el mismo que el nuestro, la intención de no decepcionar a la pareja. Suele presentarse esta situación cuando acceden a mantener relaciones sexuales aunque no tienen ganas, se les corta la inspiración en pleno acto, se cansan antes de que llegue el orgasmo o están agotados o preocupados. Y sí, parece que no es para nada difícil hacerle creer a una mujer que hubo un polvo aunque no haya rastros de semen.

Me he aficionado a los estudios internacionales sobre sexo y por supuesto hay un estudio estadounidense que dice que por cada 6 mujeres, hay 3 varones que simulan el clímax; incluso durante ¡el sexo oral o manual! ¿Cómo puede ser que esa señorita no se de cuenta de que no eyaculó? (otro misterio para el programa Cuarto Milenio).

Mi amigo V me comentó que es algo frecuente fingir en rolletes de una noche. Pero ¿cuándo el o la que finge tiene pareja estable? JJ me contestó “para evitar conversaciones incómodas”.

Damos por hecho que las mujeres en algún momento de nuestra vida y relaciones hemos fingido un orgasmo (yo recuerdo un par de veces que… bueno, en otro momento) y ya vemos que los hombres también fingen, a lo mejor no una eyaculación, como dicen los estudios, pero si un buen orgasmo.

Bueno, parece ser que fingir alguna vez no tiene ninguna importancia, pero es penoso que sea una rutina el fingir largo tiempo (tanto ellos como ellas) para no confesar las anteriores veces. En fin, una pena, porque en el siglo en el que vivimos es muy fácil decir: “Lo siento cariño, es que he tenido un mal día, y estoy estresadísim@ ¿lo intentamos luego?”

(Para que todos nos entendamos, vamos a castellanizar la palabra “tuppersex” por “tapersex”, así será más fácil)

Soy Asesora de tapersex; ¿Qué eres qué? (una pregunta muy frecuente), que soy asesora del amor, el placer y el sexo (como bien diría mi compañera Rosi). Al principio a la mayoría  le choca la decisión que tomé de ser asesora , y la gran mayoría de esa mayoría, piensan que es una “tontería” (y los hombres son los que más lo piensan), hasta me han llegado a decir “que esto es solo porque las mujeres queremos parecer modernas, que ya está pasado de moda el ir diciendo por ahí que nos hemos liberado” ¡PERO DE DONDE SE HA ESCAPADO ESTE TÍO!, normal que esté soltero y viva con sus padres a los  40.

Os voy a explicar lo que es ser asesora de tapersex:

Siempre entras por alguna amiga. De hecho mi amiga era asesora y la hice una reunión. Al ver lo que nos divertimos, decidí probar suerte. Estudié, sopese y consulte, y al final me decidí a conseguir mi maletita (que ilusión hace tener tu propia maletita, con tantos juguetitos monos y cremitas varias, todas ricas y sabrosas). Ya con mi maleta bien repletita, me puse manos a la obra.

Los principios son duros, y piensas que podrás ir haciéndote con una cartera de clientes empezando por tus amig@s… ejem, ejem…

No es así.

Como he dicho los principios son duros, y el andar un poco tímida tampoco ayuda. Con lo cual te tienes que espabilar  y ¡Consigues tu primera reunión! Estás loca de contenta y los nervios a flor de piel, “¡mi primera vez!” “¿Cómo lo haré? ¿Comprarán mucho? ¿Conseguiré que se rían?” Has visto como se hace, SABES cómo se hace y estás preparada para ese gran día y … mi primera vez fue … COMO LA PRIMERA VEZ… corta, insatisfactoria y frustrante, aunque por suerte, como CON LA PRIMERA VEZ, no he dejado de intentarlo y ahora mis veces son muy gratificantes y otras… UAU, FANTÁSTICAS (me refiero a las reuniones, aunque lo otro también, jiji)

Recibo cursos de sexología (lo que se aprende), de Tantra (una maravilla), de juguetes eróticos (que cosas más monas), etc… Todo ello me ayuda a disfrutar más de mi sexo y a enseñar a otras, y algún otro, a disfrutar del suyo, en pareja o en solitario.

Cuando salgo de una reunión por lo general salgo contenta, feliz de haber aportado algo positivo a varias mujeres, me encanta despedirme de ellas y ver en sus caras esa sonrisa de satisfacción que llevan. Otras veces salgo encantadísima, porque son ellas las que me han aportado a mi muchas cosas. Por ejemplo, mujeres septuagenarias que han descubierto su segunda sexualidad, que ahora son capaces de disfrutar del sexo más que cuando eran jóvenes, que se han librado de estigmas sociales y, sobre todo, religiosos y que con mi ayuda se sienten vivas (yo las ayudo con cremitas y juguetitos). Y muy, muy, muy pocas veces, salgo algo escandalizada por la falta de información, por la ignorancia y las mentes cerradas de algunas personas; por suerte han estado en una de mis reuniones y esas mujeres (u hombres)  han abierto un poquito más sus mentes, eso espero.

Hablo principalmente de mujeres, porque los hombres son muy cerrados, es algo que me ha sorprendido. Durante décadas nosotras pensado que éramos  las cerradas, y  SON ELLOS. Esa es mi próxima conquista… EL HOMBRE, que habrán su mente, que descubran su sexualidad 100%, que descubran que pueden ser multiorgásmicos y un sinfín de maravillas.

Este es mi trabajo, un trabajo divertido, si, pero trabajo. No somos monitos de feria, ni estamos aquí para que los demás pasen un buen rato a nuestra costa. Estamos para informar, enseñar y disfrutar, es un trabajo gratificante en todos los sentidos. Los tapersex no son solo “pichas”, ni sado, ni para mujeres. Hay un gran catálogo de productos para la pareja, de juguetitos que ayudan a que la monotonía se vaya, para que los jóvenes aprendan y los no tan jóvenes sean tan fogosos y apasionados como en los primeros tiempos.

Hay una frase que dice: El sexo no se explica, se practica. Discrepo, primero te lo explico, te enseño y me compras… Y LUEGO LO PRÁCTICAS.

Según los estudios los hombres también sois multiorgásmicos ¡ALA, QUE SORPRESA PARA QUIEN NO LO SEPA!

Muchos hombres son multiorgásmicos antes de entrar en la adolescencia y empezar a eyacular. Más de la mitad de los preadolescentes pueden tener más de un orgasmo. Pero los orgasmos múltiples no están limitados a los preadolescentes. La gran mayoría de los hombres pierden la capacidad de ser multiorgásmico porque para ellos la experiencia de la eyaculación es tan intensa que eclipsa la del orgasmo, haciendo que no puedan distinguirse.

¿Qué es un hombre multiorgásmico? Es simplemente un hombre capaz de tener varios orgasmos sin sufrir el cansancio y el no deseo que ocurre después de la eyaculación. Un hombres así, chicas, puede tener sexo continuamente entre un orgasmo y otro sin cansarse.

La historia de los hombres multiorgásmicos es difícil de creer, lo sé, pero los orgasmos múltiples masculinos son algo perfectamente normal y son utilizados en muchas doctrinas orientales, como en el Tantra o el Tao.

Chicas, nosotras tenemos el deber de ayudar a nuestro hombre a conseguir esos maravillosos orgasmos. Hay unas maniobras para poder estimularlo…despacio…muy despacio (ya os los pondré un poquito más adelante, para que estemos bien preparadas)

Otro tema, que también trataremos más adelante, es el orgasmo que el hombre siente con el sexo anal. Si chicos, no os asustéis ni seáis más machitos que nadie, que vuestra masculinidad no desaparece, al contrario, si os quitáis de prejuicios sociales os daréis cuenta que estáis perdiendo una parte fantástica del juego sexual; pero como ya os he dicho ese es otro post.

La sexualidad masculina y femenina son casi idénticas. La media de orgasmos en los hombres multiórgásmicos, según los estudios científicos, es de cuatro. Aunque llegar a dos ya está bastante bien, incluso se dice que se puede llegar a 16 ¿realidad o leyenda urbana?

Es importante decir que la magia sexual no se basa en llevar la cuenta de cuantos orgasmos tengamos en una sola sesión, sino más bien en tener una sexualidad sana. Cada experiencia y cada persona es diferente, por lo que el número exacto dependerá en cada situación.

Lo importante, disfrutar y disfrutar solos o con nuestra pareja y no dejar de “innovar” en este mundo.

Os dejo un chiste que me contaron el otro día y me hizo gracia: A mi el sexo me gusta como el café. Bien caliente, bien fuerte… y sobre la mesa de la cocina.

Orgasmo o clímax, del griego “escalera” o “subida”. El orgasmo es una experiencia de corta duración con una intensidad muy difícil de explicar con palabras.

Los antiguos griegos le daban un alto valor al orgasmo, ya sea en la masturbación como en las relaciones homo o heterosexuales. Los romanos, sin embargo, lo reservaron solo a los hombres, y era algo indigno el hombre que le proporcionaba placer a la mujer.

En el Medievo, los tabúes sociales y las religiones organizadas influyeron mucho y lo condenaron, haciéndolo algo pecaminoso y maligno.

En el siglo XIX los vibradores se crearon para curar a las mujeres histéricas (como ya hablamos en un post anterior). En este siglo los escritos médicos indicaban que el orgasmo en la mujer era bueno para  una concepción exitosa.

En el siglo XX, a finales, los estudios científicos han hecho posible estudiar este fenómeno de manera profunda y han ayudado a destabuizarlo, pero hay tantísima información sobre el orgasmo perfecto…

Hay sexólogos que te dicen que solo hay un tipo de orgasmo, que sí, que las mujeres podemos tener en un mismo  acto sexual varios orgasmos y que el hombre tiene solo uno. Sobre el orgasmo de la mujer, que tanto el orgasmo del clítoris como el del famoso punto G, es el mismo. Sin embargo otros profesionales te cuentan otra cosa; que si el orgasmo del Punto G es más poderoso, que si el hombre puede tener varios orgasmos sin necesidad de eyacular… Toda esta información contradictoria nos provoca ansiedad al “amante” de calle.

En uno de estos últimos sexólogos he encontrado un artículo con una lista de los 7 orgasmos femeninos, de los cuales, varios me han dejado perpleja:

–          PUNTO G: Orgasmo máximo (de este tema hablaremos más adelante)

–          PECHOS: Hay que estimularlos para llegar al orgasmo (aún no he conocido a ninguna mujer, pero oye, si tu eres una de ellas OLEEEE, mándame un privado y me lo comentas)

–          MENTE: Todo está en la mete (por supuesto, sin esto poco podemos hacer… pero ¿Sólo con la mente? Lo de Sally en la cafetería era fingido, os lo recuerdo, jajajaja)

–          PUNTO U: (aquí tengo cara de interrogación) Se trata de la uretra, que se estimula con los dedos y con la lengua, parece ser que su intensidad es igual que la del Punto G.

–          CLÍTORIS: el más popular.

–          PUNTO K: A ambos lados del clítoris, y olvidada, parece ser, por casi todas nosotras (ea, nenas A RECORDAR)

–          ANO: Tema tabú donde los haya, al parecer, aquí también hay orgasmo para nosotras.

Bueno, esto son los 7 “magníficos” orgasmos de la mujer, y hay que decir chicas, que ya tenemos deberes que hacer y aplicarnos bien, que se que más de una andamos suspensas.

Chicos, el siguiente post os toca a vosotros…vuestro orgasmo.

Página siguiente »