Aunque muy pocos se atreven a reconocerlo, todo el mundo sueña alguna vez con el sexo. Tan solo se necesita una cosa… LA IMAGINACIÓN

Todos, en mayor o menor medida hemos tenido fantasías sexuales, ya sea fantasear con hacer el amor con alguien famoso, o con más de una mujer, o en algún sitio en concreto, con un desconocido, y una larga lista. Todos somos capaces de crear fantasías. En la vida sexual, las fantasías son un aliado necesario y gratificante. Constituyen puntos de apoyo fundamentales para el despliegue del erotismo.

Sin embargo, muchas personas suelen temer a sus fantasías sexuales, tal vez porque ellas no coinciden con lo que es su vida real. Creen que si fantasean puedan desear llevar esas fantasías a la acción y hacer algo que no está permitido por su propia conciencia.

Parece que en general los hombres fantasean más que nosotras, pero las mujeres también fantaseamos.

El profesor Money, experto en sexualidad, dice que todos desarrollamos un “mapa de amor”, un mapa mental que tiene las características del amado y también las actividades sexuales y afectivas que nos resultan más eróticas. Ese mapa es como las huellas digitales de la personalidad sexual de cada uno de nosotros, las cosas que nos excitan sexualmente son únicas si bien es cierto que compartimos gran parte de ellas con el resto de las mujeres y otro tanto les sucede a los hombres. Las fantasías sexuales completan el mapa de amor agregan las pistas que le faltan pero por sobre todo “entretienen la cabeza”, permiten que nos concentremos en las sensaciones placenteras, sin censuras y aumentando la posibilidad de excitación erótica.

Hay cuatro tipos de fantasías:
-Intimas, que serían con la pareja y cambiarían el lugar de realización más excitante. También incorpora variaciones sexuales.
-Exploratorias, parece ser que en los chicos es más común, incluyen elementos nuevos, como otras personas. Grupo, cambio de parejas, bisexual…
-Impersonales, se denominan así puesto que se consigue la excitación, a través de una situación, un juguete sexual o un fetiche. Ejemplo de éstas situaciones serían el vouyerismo, la estimulación con juguetes sexuales, pornografía. Etc.
-Sadomasoquista, son fantasías de juego de poder, donde la excitación se produce por el sometimiento o la dominancia, el dolor está controlado y la situación también.

Resulta interesante saber que sin fantasías la vida sexual plena es imposible, por ello desde aquí os animo a fantasear todo lo que podáis y también a llevar a cabo vuestras fantasías. Y recordad que en Los Diamantes de Victoria nos encanta ayudar con esas fantasías impersonales, con nuestros juguetes eróticos, nuestras cremas y todos nuestros productos. Ya sabes, contrata YA tu reunión con nosotras para ir creciendo en pareja y en solitario.

Anuncios

Los mitos sexuales son esos rumores que se construyen de una creencia inválida acerca de un tema sexual. El sexo ha sido y sigue viendo un tema tabú, por lo que se ha restringido su apertura a información. Podemos pensar que estamos en el siglo XXI, que hay mucha información, que hablamos más, pero estamos equivocados. Los jóvenes tienen mucha información, demasiada, y la mayoría demasiada mala, y ello invita a que se crean más mitos  y se amplíen los que ya estaban, y así se crea un montón de falacias sobre el sexo.

Os pongo unos cuantos ejemplos, que lamentablemente aún se escuchan y no de boca de los abuelos:

–          La mujer nunca queda embarazada en la primera relación sexual. Este es uno de los mitos más comunes que lleva a los adolescentes a cometer muchos errores. Es absurdo, cualquier adulto sabe que si la mujer es fértil da igual la primera relación que la número cinco mil. Pero claro, los adolescentes no tienen esa capacidad de pensamiento ya que las hormonas son las que mandan, y mandan sexo.

–          Cuando pierdes tu virginidad, se te nota en la cara. ¿Cuántas de nosotras hemos llegado a casa después de nuestra primera vez y hemos entrado corriendo al baño para que nuestra madre no nos mirara a la cara? (Por suerte para mi estaba de vacaciones sin mis padres)

–          El tener relaciones sexuales de pie impide el embarazo. Y esto no es algo que digan adolescentes… tengo yo un medio sobrino por ahí…

–          El lavado vaginal después de la relación sexual es un método eficaz para evitar el embarazo. Ejem, si fuera así no necesitaríamos ningún otro tipo de anticonceptivo. Eso sí, hay que ser limpia y lavarse aunque nos hayamos quedado embarazadas.

–          Durante la menstruación la mujer no debe practicar deportes, o lavarse el pelo, porque si lo hace se le puede cortar la regla. Este es uno de mis favoritos, junto con el de que la mujer no tiene que hacer pis en el campo cuando tiene la regla porque las culebras y lagartos van a atacarla.

–          El VIH-SIDA se contagia sólo si se tiene relaciones sexuales con homosexuales o prostitutas. Cualquier persona que sea portadora del VIH lo puede transmitir a otra a través de la relación sexual.

–          Los negros gozan de un mayor impulso y potencia sexual que los blancos. Falso, no hay ningún estudio científico que avale esta creencia, y mira que me miro estudios científicos.

–          El hombre con un pene grande tiene mayor potencia y capacidad  sexual que el que tiene un pene pequeño. Falso también, el placer sexual no tiene relación con el tamaño del pene, un pene juguetón puede llegar hacer maravillas…uuummm.

–          El sexo oral produce cáncer. El sexo oral puede ser el medio transmisor de enfermedades de transmisión sexual, si es el caso, pero nunca de cáncer. ¿Por qué cáncer, de lengua? ¿y por qué no caries? ¿o faringitis?

–          Ingerir semen es alimenticio. Es cierto que el semen contiene proteínas, sin embargo estas no son suficientes como para una nutritiva ingesta, aunque habrá quien lo tome de postre, ups…

–          El coito es peligroso y dañino para el feto. Falso, el sexo en el embarazo es completamente seguro siempre que no haya restricción médica. Además, en el segundo trimestre estás en tu mejor momento sexual ¿verdad chicas? Con ganas, con ansias y… SIN MIEDO DE QUEDARTE EMBARAZADA.

–          Mucho deseo sexual es característico de un eyaculador precoz. El deseo sexual no tiene nada que ver con la precocidad. 

–          Cuanto más grande sea el pene, mayor pacer sentirá la mujer. Bueno, esto se merece un post entero.

–          Masturbarse mucho durante la pubertad disminuye la potencia sexual en la vida adulta. A esto se le añade, que puede dejar ciego, que salen granos, etc…

Y así podríamos seguir páginas y páginas y páginas. Y la mejor manera de acabar con los mitos es no tener miedo a preguntar. Así pues… ¿Qué quieres TÚ preguntarnos sobre sexo?

 

 

…”El final… del verano… llegó… y tú partirás…”

Así empieza una canción muy conocida por todos, y está claro que este par de dos (me refiero al Dúo Dinámico) sabían  muy bien de que hablaban, y es que el verano es la estación de los romances y sobre todo del sexo.

¿Quién no ha tenido alguna vez un amor de verano? Los adolescentes se enamoran perdidamente de ese amor que termina en cuanto acaban las vacaciones, con un intento, el 99% de fracaso, de que dure en la realidad del año, aunque tenemos que reconocer que estos amores marcan más de lo pensamos en nuestra vida adulta. Cuando somos adultos, sabemos que ese romance se acaba en cuanto nos subamos al coche, avión o tren de regreso a nuestras vidas. Es verdad que, ahora, con los móviles y sobre todo Internet se puede mantener el contacto, pero somos conscientes que esto ha sido un “romance de verano” y, simplemente hemos disfrutado de su compañía y del sexo.

En verano nos desinhibimos, son las reglas de las vacaciones. El sol, la playa, poca ropa, es normal sentirnos atraídos por desconocidos, y más si las vacaciones es en un lugar exótico. Además, en verano nos gusta hacer cosas diferentes. La regla es: NO ARREPENTIRSE Y DISFRUTAR AL MÁXIMO. Es eso, liberar nuestro lado más sensual y nuestras fantasías.

Esto para los solteros, pero para los que tienen pareja el verano es muy parecido. Es verdad que hay estadísticas en las que informan que los divorcios en verano son más acusados, sobre todo en septiembre, cuando todos han regresado. Pero a pesar de estas cifras, en verano se “folla” más. Estás más tiempo con tu pareja, llevas menos ropa, las pieles se rozan más, los que tienen niños y pueden “librarse de ellos” se encuentran como “novios”, si no has tenido la suerte de que se vayan, como el trasnochar se alarga, pues aprovechas.

Si el refrán dice “en primavera la sangre altera” ¿Qué deberíamos decir del verano? “en verano el sexo a mano”… no lo sé, es una idea, jajajaja

Mi amiga R me comentó que le gustaría saber si los hombres fingen en la cama, hasta esa conversación no me lo me lo había planteado, así pues me decidí saber…

El primero al que pregunté fue a mi chico; “Claro, si no te ha gustado la experiencia, es normal que digas que ha estado bien cuando no lo ha estado, nosotros también nos quedamos insatisfechos” (esto ha sido con otras amantes, no conmigo, por supuesto). Luego pregunté a dos amigos más, JJ y V, me dijeron exactamente lo mismo, que en alguna ocasión si habían fingido quedar satisfechos.

Así pues, el monopolio de fingir en la cama no es exclusivo de las mujeres. ¿El motivo? Exactamente el mismo que el nuestro, la intención de no decepcionar a la pareja. Suele presentarse esta situación cuando acceden a mantener relaciones sexuales aunque no tienen ganas, se les corta la inspiración en pleno acto, se cansan antes de que llegue el orgasmo o están agotados o preocupados. Y sí, parece que no es para nada difícil hacerle creer a una mujer que hubo un polvo aunque no haya rastros de semen.

Me he aficionado a los estudios internacionales sobre sexo y por supuesto hay un estudio estadounidense que dice que por cada 6 mujeres, hay 3 varones que simulan el clímax; incluso durante ¡el sexo oral o manual! ¿Cómo puede ser que esa señorita no se de cuenta de que no eyaculó? (otro misterio para el programa Cuarto Milenio).

Mi amigo V me comentó que es algo frecuente fingir en rolletes de una noche. Pero ¿cuándo el o la que finge tiene pareja estable? JJ me contestó “para evitar conversaciones incómodas”.

Damos por hecho que las mujeres en algún momento de nuestra vida y relaciones hemos fingido un orgasmo (yo recuerdo un par de veces que… bueno, en otro momento) y ya vemos que los hombres también fingen, a lo mejor no una eyaculación, como dicen los estudios, pero si un buen orgasmo.

Bueno, parece ser que fingir alguna vez no tiene ninguna importancia, pero es penoso que sea una rutina el fingir largo tiempo (tanto ellos como ellas) para no confesar las anteriores veces. En fin, una pena, porque en el siglo en el que vivimos es muy fácil decir: “Lo siento cariño, es que he tenido un mal día, y estoy estresadísim@ ¿lo intentamos luego?”

En estos días que solo se habla de futbol, no íbamos a ser en Los Diamantes menos, y es que navegando por este gran océano que es Internet he descubierto artículos interesantes sobre el futbol y el sexo.

Varios estudios europeos dicen que un 72% de los aficionados españoles prefieren el futbol al sexo (aunque parece ser que los suecos es un 95%, buen sistema de natalidad). Siete de cada diez hombres prefieren ver un partido de futbol antes que tener sexo.

Entiendo que sexo y fútbol están relacionados, que los jugadores son el prototipo del atractivo erótico de sobra lo sabemos, no hay más que mirar esos cuerpos atléticos, sudorosos y ligeros de ropa, ver esas campañas de publicidad de esos futbolistas adonizados para pensar en sexo… si eres mujer o gay, claro. A lo cual me da que pensar, que, si un hombre hetero y con pareja prefiere un partido de futbol antes que un buen polvo… poca chicha hay en esa relación.

Pero profundizando más en el tema, entiendo el por qué. Lo explicaré:

Con el futbol se gasta mucha energía y adrenalina, está claro que el “orgasmo golístico” supera al “climax sexual”. Y no están tan lejos el uno de otro. Cuando un hombre ve un partido por lo general está en tensión, moviéndose, acalorándose y diciendo cosas como… “Métela, métela… Asíii, Asiiii, sigue… ¡NOOOO!… ¡SÍ!… Aguanatalaaaa… ¡HUYYYY!!!” … y el ansiado gol es el ansiado orgasmo. Qué cosas.

Chicas, si es el caso de vuestro hombre, podéis hacer dos cosas, dejarle ver el partido y si gana su equipo, hacer que lo celebre con un buen polvazo… y si pierde, consolarle con un buen polvazo. Os deseo suerte.

(Para que todos nos entendamos, vamos a castellanizar la palabra “tuppersex” por “tapersex”, así será más fácil)

Soy Asesora de tapersex; ¿Qué eres qué? (una pregunta muy frecuente), que soy asesora del amor, el placer y el sexo (como bien diría mi compañera Rosi). Al principio a la mayoría  le choca la decisión que tomé de ser asesora , y la gran mayoría de esa mayoría, piensan que es una “tontería” (y los hombres son los que más lo piensan), hasta me han llegado a decir “que esto es solo porque las mujeres queremos parecer modernas, que ya está pasado de moda el ir diciendo por ahí que nos hemos liberado” ¡PERO DE DONDE SE HA ESCAPADO ESTE TÍO!, normal que esté soltero y viva con sus padres a los  40.

Os voy a explicar lo que es ser asesora de tapersex:

Siempre entras por alguna amiga. De hecho mi amiga era asesora y la hice una reunión. Al ver lo que nos divertimos, decidí probar suerte. Estudié, sopese y consulte, y al final me decidí a conseguir mi maletita (que ilusión hace tener tu propia maletita, con tantos juguetitos monos y cremitas varias, todas ricas y sabrosas). Ya con mi maleta bien repletita, me puse manos a la obra.

Los principios son duros, y piensas que podrás ir haciéndote con una cartera de clientes empezando por tus amig@s… ejem, ejem…

No es así.

Como he dicho los principios son duros, y el andar un poco tímida tampoco ayuda. Con lo cual te tienes que espabilar  y ¡Consigues tu primera reunión! Estás loca de contenta y los nervios a flor de piel, “¡mi primera vez!” “¿Cómo lo haré? ¿Comprarán mucho? ¿Conseguiré que se rían?” Has visto como se hace, SABES cómo se hace y estás preparada para ese gran día y … mi primera vez fue … COMO LA PRIMERA VEZ… corta, insatisfactoria y frustrante, aunque por suerte, como CON LA PRIMERA VEZ, no he dejado de intentarlo y ahora mis veces son muy gratificantes y otras… UAU, FANTÁSTICAS (me refiero a las reuniones, aunque lo otro también, jiji)

Recibo cursos de sexología (lo que se aprende), de Tantra (una maravilla), de juguetes eróticos (que cosas más monas), etc… Todo ello me ayuda a disfrutar más de mi sexo y a enseñar a otras, y algún otro, a disfrutar del suyo, en pareja o en solitario.

Cuando salgo de una reunión por lo general salgo contenta, feliz de haber aportado algo positivo a varias mujeres, me encanta despedirme de ellas y ver en sus caras esa sonrisa de satisfacción que llevan. Otras veces salgo encantadísima, porque son ellas las que me han aportado a mi muchas cosas. Por ejemplo, mujeres septuagenarias que han descubierto su segunda sexualidad, que ahora son capaces de disfrutar del sexo más que cuando eran jóvenes, que se han librado de estigmas sociales y, sobre todo, religiosos y que con mi ayuda se sienten vivas (yo las ayudo con cremitas y juguetitos). Y muy, muy, muy pocas veces, salgo algo escandalizada por la falta de información, por la ignorancia y las mentes cerradas de algunas personas; por suerte han estado en una de mis reuniones y esas mujeres (u hombres)  han abierto un poquito más sus mentes, eso espero.

Hablo principalmente de mujeres, porque los hombres son muy cerrados, es algo que me ha sorprendido. Durante décadas nosotras pensado que éramos  las cerradas, y  SON ELLOS. Esa es mi próxima conquista… EL HOMBRE, que habrán su mente, que descubran su sexualidad 100%, que descubran que pueden ser multiorgásmicos y un sinfín de maravillas.

Este es mi trabajo, un trabajo divertido, si, pero trabajo. No somos monitos de feria, ni estamos aquí para que los demás pasen un buen rato a nuestra costa. Estamos para informar, enseñar y disfrutar, es un trabajo gratificante en todos los sentidos. Los tapersex no son solo “pichas”, ni sado, ni para mujeres. Hay un gran catálogo de productos para la pareja, de juguetitos que ayudan a que la monotonía se vaya, para que los jóvenes aprendan y los no tan jóvenes sean tan fogosos y apasionados como en los primeros tiempos.

Hay una frase que dice: El sexo no se explica, se practica. Discrepo, primero te lo explico, te enseño y me compras… Y LUEGO LO PRÁCTICAS.

Según los estudios los hombres también sois multiorgásmicos ¡ALA, QUE SORPRESA PARA QUIEN NO LO SEPA!

Muchos hombres son multiorgásmicos antes de entrar en la adolescencia y empezar a eyacular. Más de la mitad de los preadolescentes pueden tener más de un orgasmo. Pero los orgasmos múltiples no están limitados a los preadolescentes. La gran mayoría de los hombres pierden la capacidad de ser multiorgásmico porque para ellos la experiencia de la eyaculación es tan intensa que eclipsa la del orgasmo, haciendo que no puedan distinguirse.

¿Qué es un hombre multiorgásmico? Es simplemente un hombre capaz de tener varios orgasmos sin sufrir el cansancio y el no deseo que ocurre después de la eyaculación. Un hombres así, chicas, puede tener sexo continuamente entre un orgasmo y otro sin cansarse.

La historia de los hombres multiorgásmicos es difícil de creer, lo sé, pero los orgasmos múltiples masculinos son algo perfectamente normal y son utilizados en muchas doctrinas orientales, como en el Tantra o el Tao.

Chicas, nosotras tenemos el deber de ayudar a nuestro hombre a conseguir esos maravillosos orgasmos. Hay unas maniobras para poder estimularlo…despacio…muy despacio (ya os los pondré un poquito más adelante, para que estemos bien preparadas)

Otro tema, que también trataremos más adelante, es el orgasmo que el hombre siente con el sexo anal. Si chicos, no os asustéis ni seáis más machitos que nadie, que vuestra masculinidad no desaparece, al contrario, si os quitáis de prejuicios sociales os daréis cuenta que estáis perdiendo una parte fantástica del juego sexual; pero como ya os he dicho ese es otro post.

La sexualidad masculina y femenina son casi idénticas. La media de orgasmos en los hombres multiórgásmicos, según los estudios científicos, es de cuatro. Aunque llegar a dos ya está bastante bien, incluso se dice que se puede llegar a 16 ¿realidad o leyenda urbana?

Es importante decir que la magia sexual no se basa en llevar la cuenta de cuantos orgasmos tengamos en una sola sesión, sino más bien en tener una sexualidad sana. Cada experiencia y cada persona es diferente, por lo que el número exacto dependerá en cada situación.

Lo importante, disfrutar y disfrutar solos o con nuestra pareja y no dejar de “innovar” en este mundo.

Os dejo un chiste que me contaron el otro día y me hizo gracia: A mi el sexo me gusta como el café. Bien caliente, bien fuerte… y sobre la mesa de la cocina.