Los mitos sexuales son esos rumores que se construyen de una creencia inválida acerca de un tema sexual. El sexo ha sido y sigue viendo un tema tabú, por lo que se ha restringido su apertura a información. Podemos pensar que estamos en el siglo XXI, que hay mucha información, que hablamos más, pero estamos equivocados. Los jóvenes tienen mucha información, demasiada, y la mayoría demasiada mala, y ello invita a que se crean más mitos  y se amplíen los que ya estaban, y así se crea un montón de falacias sobre el sexo.

Os pongo unos cuantos ejemplos, que lamentablemente aún se escuchan y no de boca de los abuelos:

–          La mujer nunca queda embarazada en la primera relación sexual. Este es uno de los mitos más comunes que lleva a los adolescentes a cometer muchos errores. Es absurdo, cualquier adulto sabe que si la mujer es fértil da igual la primera relación que la número cinco mil. Pero claro, los adolescentes no tienen esa capacidad de pensamiento ya que las hormonas son las que mandan, y mandan sexo.

–          Cuando pierdes tu virginidad, se te nota en la cara. ¿Cuántas de nosotras hemos llegado a casa después de nuestra primera vez y hemos entrado corriendo al baño para que nuestra madre no nos mirara a la cara? (Por suerte para mi estaba de vacaciones sin mis padres)

–          El tener relaciones sexuales de pie impide el embarazo. Y esto no es algo que digan adolescentes… tengo yo un medio sobrino por ahí…

–          El lavado vaginal después de la relación sexual es un método eficaz para evitar el embarazo. Ejem, si fuera así no necesitaríamos ningún otro tipo de anticonceptivo. Eso sí, hay que ser limpia y lavarse aunque nos hayamos quedado embarazadas.

–          Durante la menstruación la mujer no debe practicar deportes, o lavarse el pelo, porque si lo hace se le puede cortar la regla. Este es uno de mis favoritos, junto con el de que la mujer no tiene que hacer pis en el campo cuando tiene la regla porque las culebras y lagartos van a atacarla.

–          El VIH-SIDA se contagia sólo si se tiene relaciones sexuales con homosexuales o prostitutas. Cualquier persona que sea portadora del VIH lo puede transmitir a otra a través de la relación sexual.

–          Los negros gozan de un mayor impulso y potencia sexual que los blancos. Falso, no hay ningún estudio científico que avale esta creencia, y mira que me miro estudios científicos.

–          El hombre con un pene grande tiene mayor potencia y capacidad  sexual que el que tiene un pene pequeño. Falso también, el placer sexual no tiene relación con el tamaño del pene, un pene juguetón puede llegar hacer maravillas…uuummm.

–          El sexo oral produce cáncer. El sexo oral puede ser el medio transmisor de enfermedades de transmisión sexual, si es el caso, pero nunca de cáncer. ¿Por qué cáncer, de lengua? ¿y por qué no caries? ¿o faringitis?

–          Ingerir semen es alimenticio. Es cierto que el semen contiene proteínas, sin embargo estas no son suficientes como para una nutritiva ingesta, aunque habrá quien lo tome de postre, ups…

–          El coito es peligroso y dañino para el feto. Falso, el sexo en el embarazo es completamente seguro siempre que no haya restricción médica. Además, en el segundo trimestre estás en tu mejor momento sexual ¿verdad chicas? Con ganas, con ansias y… SIN MIEDO DE QUEDARTE EMBARAZADA.

–          Mucho deseo sexual es característico de un eyaculador precoz. El deseo sexual no tiene nada que ver con la precocidad. 

–          Cuanto más grande sea el pene, mayor pacer sentirá la mujer. Bueno, esto se merece un post entero.

–          Masturbarse mucho durante la pubertad disminuye la potencia sexual en la vida adulta. A esto se le añade, que puede dejar ciego, que salen granos, etc…

Y así podríamos seguir páginas y páginas y páginas. Y la mejor manera de acabar con los mitos es no tener miedo a preguntar. Así pues… ¿Qué quieres TÚ preguntarnos sobre sexo?

Muchas, y muchos, aún no saben su nombre; es CUNNILINGUS, pero coloquialmente se le conoce como CUNILINGÜE… y en el diccionario aparece con esta definición: Práctica de sexo oral donde se chupa, frota, lame o mordisquea con la boca, con la lengua y con los labios los labios de la vulva, la entrada de la vagina y el clítoris.
El otro día un amigo me dijo que escribiera sobre ello y que dejara claro que A LOS HOMBRES LES GUSTA MUCHO HACERLO.
Si eres de esas mujeres que dicen: “no me gusta” o “no me llama la atención”, creo que es porque lo has probado poco o tu amante no te lo ha sabido hacer bien, lo cual me lleva a lo siguiente.
Leyendo artículos, blogs, comentarios, etc. sobre el tema encontré uno curioso y es “COMO RECONOCER A LOS BUENOS DEGUSTADORES”. Según este artículo se les puede reconocer por la forma de besar. Los buenos cunilingüista besan con besos largos y profundos. Si el chico besa con pequeños piquitos o enseguida dan el beso de tornillo… chicas, AHÍ hay un problema.
Lo que más me llamó la atención fue que los hábitos alimenticios de los chicos tienen mucho que ver para llegar a ser un buen degustador. Por ejemplo, si un chico tiene muchas manías alimentarias difícilmente será bueno para el sexo oral y por ello tampoco en el sexo en general. Un inapetente o alguien a quien no le guste la comida, tampoco será un buen amante. Según este artículo, los mejores son los hombres atentos.
Si tu chico o tu amante, o el que pretendes que lo sea, es observador, tiene atenciones contigo y es detallista… y además le encanta comer… ESE TE DARA PLACER ALLÍ DONDE LO PIDAS, ASÍ PUES… APROVECHA.
CONSEJO: Si estás buscando un hombre para estos menesteres te recomendamos lo busques en “El Rincón del Gourmet”.